El blog de Manolo Rodríguez

¿Podrá la prensa hacer el cambio del papel a internet sin que salte la sangre?

COMPARTIR
, / 1331 2
¿Podrá la prensa hacer el cambio del papel a internet sin que salte la sangre?

El título tan gráfico y tan rojo de este comentario viene a cuento de las conclusiones del Congreso de Periodismo Digital celebrado recientemente en Huesca. Allí se dijeron algunas perlas como que “ya no puede hacerse una transición del papel al digital sin sangre“; “en unos años, pocos o muchos, dejará de haber periódicos impresos en papel“; “la timorata apuesta de los medios ante la revolución digital acabará rápidamente con ellos a no ser que desde ya saquen los bidones de gasolina” o “que cuelguen de los pulgares al próximo jefe de sección que tenga una ocurrencia tan absurda como guardarse una exclusiva para el papel”. Esta última es muy buena.

Antes de que la sangre llegue al río, nunca mejor dicho, habrá que tener en cuenta varias premisas. Cierto es que la prensa escrita vende cada vez menos periódicos, y aunque los editores lo achacan a la crisis –pobrecilla ella tiene la culpa de todo-, lo cierto es que el modelo de negocio empieza a dar síntomas de agotamiento.

Avestruces

Y como los avestruces, en lugar de reinventarse, prefieren esconder la cabeza dentro del agujero. “Todavía hay mucha gente a la que le gusta leer el diario”, aseguran algunos. Pero ¿serán suficientes para sostener el coste de sacar un periódico todos los días a la calle? Lo dudo.

“El futuro de los diarios de papel está en la red”. No lo digo yo, lo dice el director de El País. Vaya, si lo dice el jefe del periódico de información general que más vende en España algo de razón tendrá.

Hasta hace nada eran los periodistas los que decidían las noticias que iban a contar. Esto está cambiando. Ahora hay que estar donde está la gente, y la gente está en internet, en las redes sociales… Todo el mundo que posee un ordenador o un móvil tiene acceso, a través de Twitter o Facebook, a las informaciones al instante –sin que el periodista esté por el medio–, y lo que es más importante, también se puede convertir en emisor de esas informaciones, de nuevo, sin que el periodista ande por el medio. El periodismo ciudadano está en auge. Si hasta los lectores ya corrigen los periódicos como en The Washington Post.

Audiencia activa

Ahora, la audiencia participa de forma activa en la producción de las noticias. Los periodistas ya no son los dueños de la información. Ahora la dueña es la audiencia. Y ya no es pasiva como antes que, salvo en las cartas al director, no sabíamos qué pensaba.

Sin que se hayan enterado, las redes sociales les están robando el protagonismo a los periódicos, y estos intentan dar el salto a la comunicación 2.0, aunque el éxito es más bien escaso. Creen que es suficiente con habilitar un espacio para que sus seguidores comenten cada información. ¿Y ya está? Se creen que con volcar las noticias de la web en Facebook o en Twitter es suficiente. No me digas. Pero ¿si esas informaciones ya las veo en la web para qué voy a seguir a ese periódico? Me tendrán que dar un valor añadido. El de la web es la información que me ofrecen ¿Y el de las redes sociales? Tic, tac, tic, tac. Creo que va a hacer falta el comodín del público.

Leí por ahí hace poco que quizá los medios de comunicación del futuro se parecerán más a Twitter o a Facebook que al El País o al New York Times. Quizá. Y hablando de los estadounidenses, que siempre van un par de pasos por delante. A principios de año apareció The Daily, exclusivamente para el iPad, y New York Times anunció primero el fin de la edición impresa y poco después estrenó un sistema de pago para sus contenidos en internet. El resto del mundo de la prensa tiene puestos sus ojos en estos experimentos por si dan en la tecla correcta. Los errores y triunfos del periodismo estadounidense son el laboratorio de pruebas para el resto del sector. ¿Serán capaces de hacer el cambio del papel a internet sin que salte la sangre? Tic, tac, tic, tac.

Os dejo un video de la obsesión con Facebook

 

2 Comentarios

  • Comparto muchas de tus reflexiones…la necesidad de aportar valor añadido, de canalizar la información de forma más acertada,…. Aun así creo que el Periodismo todavía tiene mucho que decir….y que hacer (ponerse las pilas). Bienvenida la comunicación ciudadana, participativa, pero no creo que vaya a sustituir al Periodismo. Éste será (y es), en parte, una de las muchas fuentes de las que beben las redes sociales. La que debería aportar sobre todo RIGOR. Para entretener, ‘vender’ y promocionar al político u organización de turno ya existen otros canales, muchos. Y más rápidos. El futuro del Periodismo depende de su capacidad para recuperar la credibilidad de la que gozaban hasta hace bien poco y de su atino para entender y aprovechar las oportunidades que se abren con la Nueva Comunicación… sin que salte la sangre…jajajja

  • Manolo Rodriguez dice:

    Hola. Cristina. Yo nunca diré, por ahora, que el periodismo está muerto. Lo que digo es que el modelo de negocio de los periódicos, como lo conocemos ahora, está agotado. Debe reinventarse, tener más credibilidad, como bien señalas, pero sobre todo, lo que creo es que debe dar algo que no está dando en estos momentos: explicar y contextualizar las noticias; contar por qué pasan, qué supone que haya ocurrido tal cosa, informaciones más locales y mas cercanas al lector… y con la actual crisis económica, los recortes, la reducción de personal, los becarios (no tengo nada contra ellos)… es im-po-si-ble.

Responder

Tu dirección de mail no será publicada


*