El blog de Manolo Rodríguez

Que ganas de matar a Facebook

COMPARTIR
, / 1250 4
Que ganas de matar a Facebook

“Cuando uno es el número uno, todo el mundo espera que caigas. Y es normal. Hay que dejar paso a otros”. Son palabras del cocinero Ferrán Adriá, que leí hace poco en una entrevista. Y esta sentencia ilustra perfectamente lo que le está pasando a Facebook en las últimas semanas. Primero, tras la publicación de unos datos que aseguraban que el interés por esta red social se estaba desvaneciendo y, después, la deslumbrante irrupción de Google+, la ‘killer Facebook’ como la denominan algunos.

Treinta segundos después de que se conociese que casi 6 millones de usuarios de Facebook en EEUU habían desactivando sus cuentas, internet se inundó de artículos anunciando la muerte de la red social creada por Marc Zuckerberg: “histórico retroceso de Facebook, ¿es el principio del fin o simplemente una mala temporada”, aseguraban unos. “¿Estamos presenciando la madurez o el declive de Facebook”, se preguntaban otros. ¿Se acerca el fin de Facebook?, insistía la mayoría.

Realidad

Nadie pone en cuestión que seis millones de estadounidenses y medio millón de canadienses se han dado de baja de Facebook. Como tampoco nadie pone en cuestión que en países como Brasil, México o India esta red social está creciendo por encima del 6%. En España, por ejemplo, ya hay más de 15 millones (un tercio de la población) enganchados a Facebook. La gran red social va camino de los 800 millones de usuarios y parece complicado que su fin esté a la vuelta de la esquina.

¿Que las redes sociales puedan estar tocado techo? Puede ser. Que hay saturación de redes. Nadie lo duda. Que las redes sociales nacen crecen, se reproducen y… ¿mueren? No es descabellado.

Sacar el hacha

Pero lo que más me llama la atención es ese deporte nacional que consiste en tener el hacha preparada para hacer uso de ella a la menor oportunidad de fatiga. Es como si estuviéramos esperando el más mínimo síntoma de declive para ser los primeros en asestar el golpe y pregonar a los cuatro vientos: “¡Si ya lo decía yo!”.

La gente se está cansando de Facebook, vociferan unos. Nos quita demasiado tiempo, se quejan otros. La gente está harta de los abusos de Facebook, claman otros. ¿Y? Que yo sepa Marc Zuckerberg no nos ha puesto una pistola en la cabeza para que nos abramos una cuenta. En cualquier momento podemos hacer como los seis millones de estadounidenses. ¿Y por qué no lo hacemos en vez de quejarnos tanto?

Deporte nacional

Tenemos unas ganas tremendas de matar a Facebook, como si su presencia nos molestase. Sucede con todos aquellos que han alcanzado el éxito. Esperamos la más mínima debilidad, el más mínimo fallo, para darles con el garrote en la nuca. Es el gran deporte nacional de cargarse al que está arriba. Es el gran deporte nacional de la envidia. Es el gran deporte nacional de criticar al que ha tenido una idea brillante. Es el complejo de inferioridad de decir ‘por qué esa idea tan brillante no se me ocurrió a mí’.

Y para reírse un poco os dejo con Conchi y el Facebook

4 Comentarios

  • Es normal que todo el mundo quiera ser líder, lo que no es normal es que valga todo para conseguir el objetivo.

  • serantes dice:

    Somo los eternos envidiosos, como muy bien has acertado en decir, es deporte nacional buscar la derrota del otro y esperar agazapado para saltar cuando le vaya mal. Nos alegramos si el vecino pierde un billete de 100 €, pero si perdiese uno de 500 €, ay…
    Facebook es una herramienta muy útil para muchos, mientras sea apetecible, útil o rentable, se utilizará y el día que ya no guste tanto, se dejará de utilizar por algunos. Ha pasado con otros, como MySpace, SecondLive, y no pasa nada.
    Saludos y felicidades por tu blog, tiene un sabor estupendo.
    David Serantes

    • La envidia es uno de los peores males que tiene esta sociedad. Pero con Facebook me da la sensación de que nos estorba, de que queremos que desaparezca. Es como si le hubiésemos vendido el alma al diablo y ahora queremos que nos la devuelva. Supongo que Facebook desparecerá con el tiempo, pero mientras eso no ocurre disfrutemos de esta poderosa herramienta ‘con sentidiño’.
      Muchas gracias por tu comentario David, nos leemos.

Responder

Tu dirección de mail no será publicada


*