El blog de Manolo Rodríguez

La estrategia de social media de Guardiola y Mourinho

COMPARTIR
, / 1308 0
La estrategia de social media de Guardiola y Mourinho

Después de buscar un rato por internet una definición de estrategia me quedo con esta. Una estrategia es un conjunto de acciones planificadas de forma sistemática para lograr una serie de objetivos en un determinado tiempo. Es decir, no hay nada de improvisación.

En todos los ámbitos de la vida necesitamos una estrategia si queremos conseguir nuestros objetivos. Y en social media es ab-so-lu-ta-men-te necesaria para lograrlos. Entrar en el mundo del social media sin una estrategia es la mejor manera de invertir tiempo y dinero sin conseguir ningún resultado. Es lo mismo que arrojarlo al retrete y tirar de la cadena (bueno, apretar el botón, porque cadenas ya quedan pocas)

El otro día, una amigo, que es un pequeño empresario, me dijo: “Prepárame algo en redes sociales para mi empresa”. Yo achiné los ojos y le pregunté “¿que te prepare qué?”

Para él va dedicado este artículo. Y como sé que le gusta el fútbol voy a intentar hacer un par de símiles con el deporte rey para que lo entienda. Porque el fútbol, como el social media, como la vida misma, es un territorio con objetivos, estrategias, tácticas, y resultados.

Primero: pensar y preguntar

pregunta interrogación

Empezamos bien. ¿Lo primero que hay que hacer es pensar y preguntar? Pues sí. Nada de tirarse de cabeza a la piscina porque seguro que está sin agua. Los equipos de fútbol ya tienen asumido este primer paso así que vamos con el social media.

En este primer punto hay que hacerse multitud de preguntas para saber si lo tenemos claro: ¿por qué queremos que nuestra empresa entre en el mundo de las redes sociales?, ¿porque está de moda? ¿porque está todo el mundo? Por ahí no vamos bien. ¿Porque también está mi competencia? Eso está mejor. ¿Porque quiero vender más? Vamos mejorando. ¿Porque quiero saber qué dicen de mí mis clientes y mi competencia? Mucho mejor. ¿Porque quiero dialogar con ellos de tú a tú? Bien, lo vas entendiendo. También debes preguntarte ¿cuánto me va a costar? o ¿qué recursos –humanos y económicos– voy a invertir? Porque las redes sociales son gratis, pero el social media no.

Segundo: escuchar antes de actuar

Pero, ¿y la acción? ¿dónde está? Paciencia. No tengo duda de que tanto Guardiola como Mourinho leen, escuchan y ven durante toda la semana la información de su próximo rival. Y sino lo hacen ellos, lo hacen sus ayudantes. ¿Para qué? Para saber si hay algún lesionado o sancionado, para saber si el entrenador contrario va a hacer algún cambio táctico, para saber cómo juegan… Seguro que también ven videos del rival y analizan sus estadísticas. Eso es escuchar antes de actuar.

Pues en social media hay que hacer lo mismo. Antes de desarrollar una estrategia hay que saber a lo que nos enfrentamos, conocer la empresa, su producto, sus clientes; conocer a la competencia, cómo lo hace; qué se está hablando de nuestra empresa en los medios sociales, los grupos de interés que hay, los influenciadores del sector, qué dicen nuestros clientes, dónde lo dicen, dónde los podemos encontrar, cómo es nuestra reputación en internet… Porque quizá teníamos previsto de antemano hacer una estrategia X, pero al escuchar y monitorizar lo que se está diciendo de nuestra marca, tal vez es necesario desarrollar una estrategia Z. Nada de crear un página en Facebook y un perfil en Twitter y a mandar mensajes indiscriminados a quien se acerque y esperar sentados. No.

En resumen, hay que realizar un proceso de escucha activa en la que se monitorice la marca, el mercado, los clientes y la competencia. Y para eso hay multitud de herramientas que darían para otro post. Algunas de ellas están aquí.

(Tuve un profesor en un curso de community manager que nos dijo que, en esos momentos, llevaban cuatro meses (sí, cuatro meses) monitorizando a una empresa en redes sociales. Esa empresa, que es de las grandes (está en el Ibex 35), cuando realizó su estrategia en social media supo perfectamente lo que tenía al otro lado).

Tercero: ¿qué objetivos buscamos?

Diana dardos

Es fundamental que tengamos claro lo que pretendemos conseguir para saber a dónde dirigirnos. ¿Qué buscamos al utilizar las redes sociales? ¿Cuál es nuestro principal objetivo? ¿Cuál es nuestra meta?

Está claro que en el caso de Guardiola y Mourinho el objetivo es ganar la Liga y la Champions, y un objetivo menor es ganar la Copa del Rey. Pues seguro que cada uno va a construir una estrategia diferente para alcanzar esa meta. Quizá uno ponga a todos los suplentes en los partidos de Copa, porque es un objetivo menor, para tener frescos a los titulares para la Liga o la Champions o quizá otro rote a los jugadores en la Liga cuando tres días después tienen un partido de Champions. O quizá alternen picos de estado de forma de sus jugadores para que siempre haya medio equipo funcionando durante toda la temporada y estén al máximo en el último mes de competición…

La gran mayoría de las empresas lo que buscan al utilizar los social media es vender más. Lícito. Pero también hay quien busca mejorar su imagen de marca, su reputación social, su relación con los clientes; dar a conocer su producto y aumentar la visibilidad de sus promociones, generar más tráfico hacia la web… No es lo mismo realizar una estrategia de social media si nuestro objetivo es mejorar nuestra imagen de marca que tener más visitas a nuestra página. No es lo mismo.

También hay que ser realistas y trazar metas alcanzables. Nada de duplicar las ventas gracias a los medios sociales en un mes. Excepto si sólo habíamos vendido un artículo el mes anterior.

Por cierto, el objetivo debe ser medible. En el caso de Guardiola o Mourinho sería conseguir la Liga y la Champions. Si no lo logran es que la estrategia no era la buena. Bueno, lo sé… Los árbitros también juegan.

También nos ayudaría a entender mejor nuestra empresa si realizamos un análisis DAFO en el que valorásemos nuestras Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Aquí os dejo una plantilla.

Como habréis visto aún no hemos hablado ni de estar en Facebook, Twitter, Youtube… ni de seguidores, retuits, me gustas ni fans. Aún queda.

En resumen, sin un objetivo claro nunca se podrá realizar una buena estrategia en redes sociales.

Cuarto: estrategia, estrategia, estrategia

pizarra fútbol

Parafraseando a Julio Anguita con su “programa, programa, programa”, llega el turno de la estrategia. Por fin. Ahora toca decidir cómo vamos a jugar, y en el caso de Guardiola y Mourinho no nos referimos a si van a jugar con un 4-4-2 o lo van a hacer con tres delanteros, sino a cómo van a encarar la temporada, cómo van a rotar a los jugadores, quiénes van a jugar en determinados partidos, qué sucederá si lesiona un jugador, cuál será su sustituto, en qué partidos puede reservar a jugadores… En definitiva, qué van a hacer a lo largo de la temporada para ganar el mayor número de partidos.

En social media la estrategia es vital. Ahora es el momento de crear el plan con todas las acciones que vamos a llevar a cabo. Hay que fijar fechas y duración de cada acción. Hay que empezar poco a poco para ir asentando cada paso que se dé. Es fundamental que el plan tenga un crecimiento.

La estrategia debe ser sencilla, creativa y diferenciarse de la competencia. Que añada valor a nuestra comunidad. Esto es importantísimo Si no le damos algo a nuestra clientela (y no me refiero a regalos, que también) no nos hará caso. Hay que satisfacer una necesidad. La gente está en las redes sociales para divertirse y no para hacer negocio o recibir publicidad de forma indiscriminada. Si no entendemos eso, mal vamos.

Debemos señalar qué canales vamos a utilizar. Aquí sí llega el turno de Facebook y Twitter, pero también de Youtube, Flick, Linkedin, Foursquare, Google+, blogs, foros, e-mail, newsletter, codigos QR… Muchas empresas creen que el reducido coste de estas herramientas (porque para una empresa no son redes sociales sino herramientas para conseguir unos objetivos) justifica la falta de estrategias. Pues no.

También hay que prever qué contenidos vamos a emplear para dinamizar los medios sociales, quién lo va a hacer, con qué cadencia, quién va a aportar esos contenidos, quién va a recoger el feedback

Todas las acciones que realicemos deben ser medibles. Si no se pueden medir, no sirven.

Quinto: midiendo que es gerundio

calculadora

Imagen de © JGI/Jamie Grill/Blend Images/Corbis

Una vez puestos en marcha (comienza la Liga y la Champions) es la hora de medir los resultados. Es la hora de medirlos para saber si nuestra estrategia es la adecuada; para saber qué objetivos hemos logrado y cuáles están en proceso de conseguirse. Una estrategia de social media no sirve para nada si no se puede medir. Es la hora de establecer un proceso de escucha activa para monitorizar nuestra marca, el mercado, los clientes y la competencia. ¡Huy! Creo que esto lo has repetido en el punto dos. Pues sí.

Para que el trabajo sea más fácil utilizaremos los KPI (Key Performance Indicators). Una lista de variables que nos ayudarán a verificar si nuestra estrategia funciona. Los resultados se deben comparar semanalmente, mensualmente, trimestralmente y anualmente (plantilla).

Aquí es cuando medimos, por ejemplo, el número de menciones en redes sociales, los seguidores, fans, visitas a la web y al blog, interacciones, compras, ventas, nuevos suscriptores… También hay que definir las herramientas que se van a necesitar y los costes.

Sexto: evaluar el plan estratégico

Pediatra examinando a paciente

Imagen de © amanaimages/Corbis

Un plan de estrategia en social media es un organismo vivo, como las redes sociales, como las personas. Siempre debe estar en continuo cambio. Hay que analizar los resultados que nos dé la monitorización y si no estamos consiguiendo lo que esperábamos hay que volver a rehacer el plan. No son un montón de hojas que hay que seguir al pie de la letra. Debe ser un plan abierto a modificaciones. El plan estratégico debe ser evaluado constantemente, y cambiarlo si es necesario.

Séptimo…

plan de social media

digitalart

Vuelve al primer paso y relee los seis anteriores –ahora no, dentro de unos días, por ejemplo cuando juegue tu equipo favorito– hasta tenerlo todo muy claro.


Responder

Tu dirección de mail no será publicada


*