0 Flares 0 Flares ×
periodicos en facebook y twitter

Pincha en la imagen para que se haga más grande

Una de las primeras decisiones que tomé, creo que fue la primera, al darme de alta en Facebook y en Twitter fue hacerme seguidor de varios periódicos de información general y deportiva. Pero entonces todo mi timeline de Facebook y, sobre todo, de Twitter se inundó de noticias que volcaban indiscriminadamente estos diarios. No tardé ni un día en dejar de seguirlos.

Como de aquello ya ha pasado un tiempo he querido volver al pasado y analizar cómo es la estrategia en estas dos redes sociales de los cinco diarios de información general más leídos (El País, El Mundo, La Vanguardia, El Periódico y ABC). Por si habían cambiado. Y el resultado ratifica la decisión que tomé entonces de dejarlos de seguir. No han cambiado nada.

En cifras

Numéricamente, El País es el líder tanto en Facebook como en Twitter con más de 97.000 y 769.000 seguidores, respectivamente (hasta el pasado 26 de septiembre). ABC le sigue en Facebook con 52.000 y El Mundo, en Twitter con 416.000.

En la red de Mark Zuckerberg las actualizaciones de media por día van desde las 10,5 de El País hasta las 5,7 de La Vanguardia, pasando por las 9 de El Mundo y las 6,5 y 6 de El Periódico y ABC. Una media aceptable.

Sin embargo, en Twitter los twetts de media por día son más desproporcionados. La horquilla se mueve entre los 16,5 de El Mundo y los 112 de La Vanguardia. ¿¿¿112??? Por menos, por mucho menos, he dejado de seguir a gente por spamer. Esas 112 actualizaciones de media suponen casi 5 twetts por hora si el community manager está las 24 horas delante del ordenador. Que lo dudo. Tampoco se quedan atrás los 68 twetts al día de El Periódico. Más normales son las cifras de El País (32,5) y ABC (17,5).

Sin estrategia

Cualitativamente, todos los diarios siguen el mismo modelo. En las dos redes sociales se limitan a publicar la noticia encabezada por el titular. Y ya está. En el caso de Facebook no hay después ninguna moderación ni intervención en los comentarios. En Twitter tampoco contestan a sus seguidores. Su timeline es una sucesión sin fin de noticias sin ninguna conversación por el medio. En el caso de El Mundo este trabajo lo hace, y muy bien, su director Pedro J.

Con esta estrategia, los periódicos dan la imagen de que les da miedo hablar de tú a tú con sus lectores. Es como si dijesen “yo, que soy uno de los mayores periódicos de España, no voy a rebajarme a hablar contigo de igual a igual”. Pues que se lean el Manifiesto Cluetrain. En la primera de sus 95 tesis lo deja muy claro: “Los mercados son conversaciones”. También pueden optar por esa estrategia por comodidad. Es más fácil meter la noticia sin más y dedicarse a otra cosa.

Sin retuits

Todos los diarios sólo publican las informaciones de su web -nada de contenidos de interés de otras páginas- y en alguna ocasión noticias relacionadas con publicaciones del grupo de comunicación al que pertenecen. No retuitean otro tipo de informaciones que no sean de su periódico ni generan contenidos propios para las redes sociales.

Los diarios están utilizando las redes sociales como un canal para distribuir al peso las noticias de su página de internet, pero para eso ya está la web o sino existen estupendos lectores de RSS que te hacen ese trabajo. Tanto sus perfiles en Facebook como en Twitter son del periódico online y no del periódico del papel, aunque para abastecerse utilicen las informaciones que te puedes encontrar todos los días en el quiosco. Por eso, su principal objetivo es generar visitas a la web y se olvidan de lo que significan las redes sociales.

Sin comunidad

Las redes deben ser otro canal de información del periódico, pero diferente, como lo es el diario de papel y la web. En ellas hay que aprovechar el feedback de los lectores y crear una comunidad que potencie la imagen de marca del periódico. Va a ser verdad que los medios ven al social media como a un enemigo.

En ninguno de los diarios analizados existe una interacción con la comunidad. No han entendido de qué va esto. No han entendido qué es la comunicación 2.0. No han entendido que esto va de interactuar, de hablar con el cliente (en este caso con el lector), de ofrecerle un valor añadido para que nos hagamos amigos de ellos.

Continúan anclados en el siglo XIX, pero ahora han cambiado las viejas linotipias por una pantalla de ordenador. En aquel momento publicaban la noticia y ya estaba. Ahora hacen lo mismo en las redes sociales y desaprovechan la posibilidad de interactuar con sus lectores, conocer sus gustos, sus fobias y lo que les interesa. En el siglo XXI la comunicación sigue siendo 1.0. Y luego se quejan.

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Email 0 0 Flares ×