El blog de Manolo Rodríguez

4 casos de buenas prácticas de emprendedores españoles en redes sociales

COMPARTIR
, / 2088 0
4 casos de buenas prácticas de emprendedores españoles en redes sociales

 

Nadie duda de la necesidad que tienen las marcas de escuchar a sus usuarios en redes sociales. Las herramientas 2.0 ofrecen a las empresas la posibilidad de comunicarse con sus clientes y que estos hagan lo mismo con ellas. Hay muy buenos ejemplos en España. Ya escribí sobre cinco casos de éxito de grandes empresas y la primera parte y la segunda parte sobre casos de éxito de emprendedores en redes sociales.

Ahora he recopilado cuatro casos de buenas prácticas de emprendedores españoles en redes sociales. Son sendas tiendas online de tomates y de carnicería, pescadería y frutería; un hotel y una librería. Son pequeñas empresas que han apostado por la integración de las redes sociales en su plan de negocio. A través de ellas conversan con sus clientes, aportan valor, construyen relaciones de confianza, y todas las partes salen ganando.

Mercadodebarrio.com, la cesta de la compra en un click

Hace dos años una carnicería de barrio tradicional de Vitoria dio el salto a internet y comenzó a vender sus productos de forma online. Así nació Carniceríadebarrio.com. La iniciativa tuvo tanto éxito que en 2010 recibió el premio Buber al mejor comercio electrónico del País Vasco.

La acogida ha sido tan buena que se ha aliado con otros dos negocios de alimentación de la zona, uno de pescadería (Pescaderíadebarrio.com) y otro de frutería (Fruteríadebarrio.com). Los tres están ahora bajo la marca de Mercadodebarrio.com.

Gracias a Facebook y Twitter mantienen un contacto muy cercano con sus clientes, atienden a sus sugerencias y reciben peticiones de mejora del servicio. “Las redes sociales tienen una gran utilidad, de hecho los cambios que hemos introducido han sido gracias al feedback que se crea con los clientes”, aseguran los impulsores.

También utilizan las redes sociales para darse a conocer. “La publicidad tradicional ya no funciona como antes, lo hemos probado todo. Lo único que cuenta es el boca a boca y las redes sociales nos han ayudado a ello”, explican.

 

Hotelofi, el video como arma de recomendación

Hotelofi es un pequeño hotel de 13 habitaciones que abrió sus puertas en A Coruña en 2008. Su director, Daniel Weiss, tiene claro que ahora ya no vale que la publicidad que él paga diga que tiene un establecimiento magnífico, sino que lo deben hacer los clientes. Dicho y hecho.

Desde sus inicios, el hotel ha realizado una apuesta decidida por los videos como herramienta de su estrategia de marketing en redes sociales. Posee más de un centenar de videos en su canal de Youtube en los que clientes reales ofrecen sus testimonios sobre qué les ha parecido el hotel.

“La gente al hacer las reservas se rige por lo que dicen otros clientes”, reconoce Weiss, que insiste en que “en el mundo de hoy con las redes sociales los clientes se guían por otros clientes. El feedback es muy bueno. Una novedad es que no sólo recogemos las opiniones de nuestros clientes sino que publicamos a qué se dedican algunos de ellos y en algunos casos hacemos networking entre ellos de forma que luego linkean sus Facebook, Youtube o páginas web”.

 

Librería Canaima, cercanía a través de las redes sociales

Los libros son un sector que funciona muy bien en las redes sociales. Es habitual encontrar en Facebook o en Twitter a personas que solicitan cómo encontrar un libro que llevan mucho tiempo buscándolo y no lo hallan.

Canaima, una pequeña librería de Las Palmas, lleva tiempo utilizando las redes sociales para escuchar y atender a sus clientes. Dos de ellos comentaron un día en el muro de Facebook de la librería que querían un libro y no lo encontraban. Sin saberlo los dos seguidores, el dueño de la librería se puso a rastrear media España, los consiguió localizar en Madrid y se los regaló el pasado 23 de abril. Es un buen caso de cercanía de un pequeño negocio a través de las redes sociales. Lo explica mucho mejor Emiliano Pérez en este artículo.

 

Soloraf, aquí hay tomate 2.0

tomate soloraf

Soloraf es una empresa de Almería que se dedica, desde hace tres años, a la comercialización de tomates Raf con la única ayuda de su página web, su perfil de Facebook y su cuenta de Twitter. No tiene tienda física y todos los trámites se realizan de forma online.

La web es el centro del negocio, pero es a través de las redes sociales donde se comunica con sus clientes, interactúa con ellos, informa sobre el producto, publica noticias de interés y resultados de catas o información sobre precios, que cambian cada semana. En definitiva, crea una comunidad de seguidores del tomate Raf.

“La principal ventaja de usar redes sociales es la presupuestaria, ya que el uso de estas suele ser gratuito. Los resultados que obtenemos de ellas son proporcionales al tiempo que invertimos comunicando qué hacemos y cómo lo hacemos, y rastreando lo que otros usuarios comunican sobre nosotros”, asegura Juan Pablo Seijo, director de Soloraf.

Seijo insiste en que el uso de las redes sociales “nos da una idea estupenda sobre quiénes son nuestros clientes, ya que a veces la venta online es muy fría. Por otro lado, es una ventana genial para la atención al cliente y la generación de tráfico hacia la tienda online”.

 

Responder

Tu dirección de mail no será publicada


*