El blog de Manolo Rodríguez

Los 23 errores más comunes que cometen las páginas de Facebook

Una gran parte de los administradores de las páginas de Facebook no se ha leído el reglamento de la red social porque está incumpliendo muchas de las normas que allí aparecen. Otros, aunque no las incumplen, no aprovechan todo el potencial que tienen. Estas son los errores más comunes
COMPARTIR
, / 2450 6
Los 23 errores más comunes que cometen las páginas de Facebook

 

Cerramos –por ahora– la trilogía de artículos dedicados a las páginas de Facebook.

Hace unas semanas os hablaba de las razones por las que si tienes una empresa o un negocio debes abrir una página en Facebook en lugar de un perfil.

Y después escribí sobre las diferencias entre una página y un perfil.

Ahora toca abordar los errores más frecuentes que se pueden ver en una página de Facebook.

La red social creada por Mark Zuckerberg cuenta en todo el mundo con más de 70 millones de páginas de pequeñas y medianas empresas.

Sin embargo, y con sólo echar un vistazo, una gran parte de sus administradores no se ha leído el reglamento de Facebook sobre las páginas porque están incumpliendo muchas de las normas que allí aparecen.

Otras, aunque no las incumplen, no aprovechan todo el potencial que tienen las páginas o no siguen determinadas reglas no escritas sobre su uso. Estos son algunos de los errores más frecuentes:

 

 

Abrir un perfil en vez de una página si eres una empresa o negocio

Ya explicamos en un post anterior que Facebook lo penaliza con el cierre del perfil.

 

Usar una imagen de portada contraria a las normas

Facebook también es muy contundente en este apartado.

Según la red social la imagen de portada de una página de Facebook no puede ser engañosa ni infringir los derechos de autor de cualquier persona.

No podrás animar a las personas a que suban tu portada en sus muros personales.

Hasta hace unos años Facebook prohibía que en las portadas se incluyesen imágenes con más de un 20% de texto. Desde enero de 2015 ha suprimido esta norma.

 

Hacer concursos sin seguir las reglas de Facebook

No se deben usar las funciones ni las características de Facebook, por ejemplo el botón “Me gusta”, como mecanismos de votación para una promoción. Es decir, no se puede basar un concurso en la cantidad de “Me gusta” que haga la gente.

Tampoco se puede anunciar el ganador en el muro de Facebook.

Debes incluir una exoneración completa de Facebook de toda responsabilidad por parte de cada concursante o participante.

Y un reconocimiento de que la promoción no está patrocinada, avalada ni administrada por Facebook, ni asociada en modo alguno a Facebook.

Las muros personales no deberán usarse para los concursos (por ejemplo, Facebook no permite que escribas “compártelo en tu muro para participar”, “compártelo en el muro de un amigo para conseguir más participaciones” ni “etiqueta a tus amigos en esta publicación para participar”).

 

Comprar fans

Está prohibido. No por nada, simplemente porque no funciona, no vale para nada comprar fans y además te has gastado el dinero de forma innecesaria. Abajo queda bien explicado con un caso real.

Comprobado: la compra de fans en Facebook no incrementa las visitas a tu web

 

Olvidar eliminar los enlaces

Cuando queremos publicar un post pegamos el enlace en la caja de texto, pero aún hay muchas páginas que no borran ese enlace. No cuesta nada hacerlo. No es que nos vayan a castigar contra la pared, pero queda feo.

 

Publicar sin descripciones

Si queda feo no eliminar los enlaces, también lo es publicar los artículos sin poner nada en la caja de texto.

Con un par de frases es suficiente.

 

Publicar contenidos repetidos

No es aconsejable repetir los contenidos que publicamos en nuestra página de Facebook.

En Twitter, por ejemplo, no está tan mal visto, pero en Facebook, a no ser que sea una revisión, evitad publicar contenidos que ya hayáis compartido con anterioridad. A no ser que haya pasado un tiempo considerable.

Además, si publicas un enlace por la mañana y el mismo por la tarde Facebook penaliza este último y el alcance que va a tener es bastante menor.

 

Realizar solo autopromoción

A todos nos gusta nuestra empresa o negocio. ¿Pero le gusta a nuestra audiencia que sólo hablemos de nuestra empresa? A no ser que seamos Zara o Apple va a ser complicado.

No hablemos constantemente de nuestros productos y servicios. Hay que dar un valor añadido a nuestros seguidores con otro tipo de contenidos.

Cuando a las empresas no les funciona la publicidad en las redes sociales

 

Usar la página solo para vender

Las redes sociales no son un canal de venta, aunque sí ayudan a vender los productos y servicios. Las redes sociales son otra cosa. 

 

Borrar los comentarios negativos

Es una acción que nunca trae nada bueno.

Sino que se lo digan a Nestle que aún se está arrepintiendo.

 

Escribir mucho texto en las actualizaciones

Es cierto que el límite en las actualizaciones es de 63.206 caracteres, pero no hay qué utilizarlo todo. Lo mejor son un par de frases que llamen la atención.

Si tenéis mucho que decir, escribid un post en el blog y compartidlo en Facebook. O una nota de Facebook, que no son muy utilizadas pero funcionan muy bien.

¿Que no tenéis un blog?

Aquí te doy 10 razones por las que deberíais tenerlo y una por la que no.

10 argumentos por los que tu negocio debe tener un blog y uno por el que no

 

No responder a las preguntas de los seguidores

Decía más arriba que las redes sociales no son para vender, son para otra cosa.

Pues son para esto: para mantener una comunicación bidireccional con nuestros seguidores y/o clientes.

Si no respondéis a vuestros fans para qué estáis en las redes sociales.

 

Responder a los seguidores muy tarde

Desde hace un tiempo, en las páginas de Facebook aparece el tiempo que se tarda en responder a un mensaje. Queda bastante feo que ponga, por ejemplo, tres días.

 

Publicar siempre el mismo tipo de contenido

Está bien publicar post –ya sean de nuestro blog o de otros– pero probad a postear fotos, videos, frases, preguntas… Vuestros seguidores os lo agradecerán y Facebook también.

La red social premia los videos que subes directamente, sin pasar, por ejemplo, por YouTube y las fotos que publicas desde Instagram.

Las 8 mejores prácticas en Facebook tras analizar 1.000 millones de actualizaciones

 

No personalizar el enlace de la página

Hace unos años hasta que no tenías 25 fans no se podía personalizar la dirección de una página de Facebook para que desapareciesen esos feos números que salen en la barra de dirección. Esta restricción ya se ha suprimido. Se puede hacer desde el principio.

 

No completar la información de contacto

Es fundamental rellenar toda la información que nos pide Facebook. Sobre todo porque la van a ver nuestros fans y/o clientes y es donde aparecen todos los datos de nuestra empresa.

 

Realizar muchas actualizaciones

Si es malo escribir mucho texto en las actualizaciones, también lo es realizar muchas publicaciones el mismo día. Lo ideal son dos o, como mucho, tres.

¿Con qué frecuencia y a qué hora se debe publicar en Facebook, Twitter y Linkedin?

 

Realizar pocas actualizaciones

Tampoco hay que pasarse y publicar una actualización cada 15 días.

Da una sensación de abandono de la página y es seguro que no conseguiréis muchos fans.

 

No enlazar la página de Facebook con vuestra web

En el apartado de información es aconsejable poner la dirección de vuestra página web. Es una buena forma de conseguir más visitas.

 

Olvidar promocionar la página

Si no publicitáis vuestra página de Facebook nadie va a saber que existe. Enlazad vuestra web con vuestras diferentes redes sociales y también incluidlas en vuestros correos, publicidad, tarjetas, papelería…

 

Publicar automáticamente los tuits en la página de Facebook

Hay muchas herramientas que lo hacen, pero no es aconsejable. La audiencia, las normas, los tiempos, el ritmo… en Twitter y en Facebook son diferentes. Y lo que vale para una red social no vale para otra.

 

No nombrar a otro administrador

Sólo los administradores tienen acceso a las páginas y lo hacen a través de su perfil personal.

¿Qué sucedería si Facebook cierra vuestro perfil personal? Que os quedáis sin acceder también a vuestra página.

Por eso lo recomendable es nombrar otro administrador que conozcáis. Vale con que sea vuestra madre, vuestro padre o vuestros hijos. Eso sí. Decidles que no anden curioseando en la página.

 

No revisar las estadísticas

Una de las grandes diferencias que tienen las páginas frente a los perfiles personales es que ofrecen estadísticas.

Son una radiografía de cómo son nuestros fans y de cómo se han comportando con nuestros contenidos.

Por ejemplo, muestran

  • Cuáles son los contenidos que más gustan
  • A cuántas personas ha llegado cada contenido
  • Cuántos usuarios han interactuado con cada contenido
  • Cuántas personas están hablando de ese contenido
  • Cuál ha sido la difusión
  • Datos demográficos de los usuarios
  • De que países y ciudades son; qué idiomas utilizan…

4 herramientas gratis para analizar tu página de Facebook o la de la competencia

 

Imagen de la cabecera del post cortesía de Ariapsa en Pixabay

 

 

¿Te gustan mis artículos? Te los mando al mail

Tu nombre

ebooks-cuadrado

6 Comentarios

Responder

Tu dirección de mail no será publicada


*